La Conciencia

psico

La conciencia es la percepción que tenemos de todo aquello que pasa por nuestra mente. En 1913 varios psicólogos estaban de acuerdo en que la psicología no podía basar sus estudios en los estados de conciencia de las personas, sino más bien dedicarse a estudiar únicamente en todo comportamiento que se pudiera medir y observar, sin indagar en qué ocurría en los pensamientos del ser humano. Posteriormente, en el siglo XX, los psicólogos volvieron a retomar los estudios en la conciencia para luego entender el comportamiento de la persona. Estos estudios se centran en la posibilidad de definir y describir los diversos niveles existentes denominados algunos estados alternativos o estados alterados.

Hoy en día, estos estudios se centran en estudiar más los estados alterados de las personas, que los estados normales. El estado normal de la conciencia es aquel en el que solemos estar la mayor parte del día; cualquier cambio cualitativo (siendo éste más de clase, no sólo de grado) de nuestro estado normal es considerado alterado o alternativo, es decir, los estados alterados son aquellos procesos mentales que funcionan diferente al modo en que lo podrían hacer normalmente, por ejemplo: puede que una persona comience a oír o percibir cosas que normalmente no oye o siente.

El concepto de normalidad varía en cada persona según su cultura y el medio que los rodea, podemos ver que existen personas que tienen más conciencia del tiempo que otras, por ejemplo: aquellos que tienen conciencia del tiempo minuto y minuto y logran hacer una buena distribución de sus quehaceres diarios, por otra parte, existen otro grupo de personas que se les dificulta establecerse horarios, establecer prioridades y responsabilidades, y por ende, puede que lleguen tarde a las reuniones, al trabajo o algún compromiso.

Dentro de las características que podemos encontrar de los estados alternativos de la conciencia y los estados alterados, podemos mencionar:

  • Alteraciones del pensamiento: Hay distintos grados de concentración, atención, memoria o juicio. Aquí las personas no saben diferenciar lo que real a lo que es imaginario, cosas que normalmente suelen ser absurdas, se pueden convertir en objetos de duda, se experimenta algo parecido a lo que nos sucede cuando soñamos, que de repente podemos encontrarnos jugando con la nieve, caminamos un rato más y encontramos una playa bajo un cálido sol.
  • Pérdida de la noción del tiempo: En este estado las personas pueden sentir que el tiempo se detiene o por otro lado, que avanza muy rápido. Suele suceder en aquellas personas que comienzan una actividad recreativa de gran placer, puede que éste no se dé cuenta del tiempo cómo va avanzando, y aquí es cuando dicen: ¡qué rápido pasaron las horas!
  • Pérdida del control: Se observa en aquellos que se resisten a la pérdida del control luchando para no quedarse dormidos, o cuando comienza una discusión con otra persona y tiene una pérdida de autocontrol, teniendo como resultado golpes o palabras que no debieron haberse dicho, o simplemente toman decisiones de las cuales después se arrepienten.
  • Alteraciones perceptivas: son aquellas que se perciben por cualquiera de los sentidos (olfato, oído, tacto, vista y gusto). Aquí se pueden hacer referencia a aquellas personas que dicen oír voces o alguna melodía que más nadie escucha. Estas alteraciones son comunes en las personas que padecen algún trastorno mental, por ejemplo: esquizofrenia.

Estos estados de alteración suelen ser provocados por situaciones externas o por causas médicas (motivo por el que algunas veces es necesario la intervención de un neurólogo). Dentro de las situaciones externas podemos mencionar las siguientes:

  • El aislamiento, la reclusión en soledad, caminar sobre laderas árticas sin señal, conducir a extrema velocidad durante millas en una autopista.
  • Las personas que padecen torturas de tercer grado, las personas que son víctimas de guerras, la influencia en una reunión religiosa, masturbación continua, conflictos emocionales.
  • Cuando las personas invierten mucho tiempo en una actividad en donde tienen mucha concentración mental, por ejemplo leer, rezar durante varias horas, resolver problemas matemáticos toda una tarde sin descansar, escuchar un orador carismático durante horas.
  • Aquellas personas que son pasivas, o que suelen soñar despiertos; la somnolencia, meditar, la auto hipnosis, relajamiento muscular cuando se toma el sol.
  • Factores fisiológicos: cuando existe algún cambio en la química del cuerpo provocados por el consumo de drogas, o deshidratación, privación de horas de sueño, ayuno, hiperventilación, fiebre, enfermedades, o la suspensión de algún fármaco que crea adicción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *